¿Cómo se han desarrollado los trabajos?

Imprimir
PDF

Para realizar la cartografía de la zona submareal, los investigadores de AZTI-Tecnalia han utilizado Ecosonda Multihaz instalada en una embarcación. Dicho sistema está compuesto por un conjunto de sondas que emiten una señal (pulsos acústicos) a una determinada frecuencia y en varios ángulos (formando un abanico de pulsos), que permiten reproducir la topografía del fondo marino y sus propiedades físicas.

La ecosonda multihaz permite muestrear un barrido muy ancho en un solo transepto. Los transectos se realizan de forma que la información obtenida del fondo marino o "barrido" mantengan cierto grado de solapamiento en el lecho y obtener información con cobertura completa. Gracias a esta tecnología, además de precisión, se gana en rapidez y se consigue un ahorro significativo del esfuerzo de muestreo.

Por otro lado, la embarcación utilizada para los trabajos de campo dispone de mucha maniobra y poco calado, y por tanto, resulta especialmente adecuada para realizar muestreos cerca de la costa, en puertos y estuarios.

Características del trabajo realizado

La campaña de cartografía y caracterización se realizó entre los años 2005 y 2008, con 181 días de campañas en la mar en las cuales las condiciones de oleaje permitieron que el barco pudiera trabajar en condiciones óptimas.

Tomando como cotas referidas a los Ceros de los puertos de Bilbao y Pasaia, se cartografió la zona comprendida entre los 5 (mínimo permitido por el calado del barco) y 100 metros de profundidad, abarcando una superficie cartografiada de 1.070 km2.

Uso del Lidar batimético para la zona submareal somera (menos profunda)

Entre junio de 2008 y enero de 2009, se pudo completar la información de batimetría multihaz en zonas someras e intermareales de la costa guipuzcoana (una superficie de 22,7 km2) con el uso de la tecnología de LiDA batimétrico. Dicho trabajo fue financiación por la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Instalado en un avión, esta tecnología genera una señal verde y una infrarroja simultáneamente. La señal infrarroja no penetra en el agua y es directamente reflejada por la superficie del mar y detectada por el sensor. La señal verde es reflejada por el fondo y llega al sensor en un tiempo posterior. La diferencia en cota de ambas señales es la que determina la profundidad.

Esta información, que permite incorporar datos topográficos y batimétricos hasta la misma línea de costa, se aplica para los estudios de hábitats, dinámica sedimentaria, recursos vivos, cambio climático, etc.

Hizkuntza | idioma

eu | es

Carro de compra

Tu cesta está actualmente vacía.

Desarrollado por:

AZTI-Tecnalia

Además puede consultar:

itsasnet.com